qué es el arte conceptual

¿Qué es el arte conceptual?

¿Te suena “La fuente”, de Marcel Duchamp? Es el ejemplo más evidente (y también más conocido) de arte conceptual. Aunque más adelante te contaremos todos los detalles y la verdad detrás de esta obra, te avanzamos que el arte conceptual consiguió que un urinario estuviera expuesto en un museo, compartiendo espacio con obras de arte. Un escándalo en la época que abrió la puerta a una corriente artística sin precedentes. 

En este post, te contamos exactamente en qué consiste el arte conceptual, cuáles son sus orígenes y los ejemplos más representativos y originales del mismo. ¿Listo? ¡Empezamos!

¿En qué consiste el arte conceptual?

También llamado conceptualismo, el arte conceptual es una corriente artística que dicta que los conceptos y las ideas detrás de una obra tienen más peso que la obra en sí misma. Es decir, el significado que el artista le quiera dar es lo importante. Ni la belleza, ni la técnica, ni el uso de la paleta tienen interés en el arte conceptual. Tampoco su forma, dimensiones, o materiales que componen la pieza.

en que consiste el arte conceptual

Se trata de una tendencia bastante contemporánea que pone la mente en el centro de la obra, es decir, la expresión de ideas plasmadas en un objeto o concepto artístico. De hecho, el arte conceptual no se ciñe exclusivamente al campo de la pintura o la escultura, también abarca la música, las artes visuales, las performances…

El mensaje detrás de la obra va más allá, y cobra especial importancia el proceso creativo que ha llevado hasta esa idea. Esto abarca bocetos, apuntes, notas, esbozos, prototipos… De hecho, estos indicios del proceso pueden formar parte de la propia obra expuesta, para remarcar y hacer entender mejor el concepto y su desarrollo. 

La obra puede contener un mensaje social, político, económico, reivindicativo… Y es tarea del espectador recibirlo y digerirlo, de esta manera, el arte conceptual también supone un diálogo entre el artista y su público. 

En definitiva, este movimiento exponía que era posible crear obras de arte sin crear objetos estéticos y sin prestar atención a la técnica, la armonía o la belleza. Invitaba más a la reflexión y la conciencia que a la simple contemplación. 

El origen del arte conceptual

Seguro que te suena el impresionismo, ese movimiento artístico que se desarrolló a finales del siglo XIX y que encumbró a importantes artistas como Monet, Renoir, Sisley o Pissarro. Buscaba plasmar la luz con pinceladas cortas y rápidas en tonos puros, consiguiendo que se fundieran en colores vibrantes. El impresionismo era un movimiento expresivo que se centraba más en el romanticismo y la belleza de lo expuesto que en la idea detrás de ello, de hecho era muy común pintar escenas de la vida cotidiana o simples paisajes.

arte conceptual como es

Con el objetivo de romper con todo lo anterior, y como movimiento contracultural, surge el arte conceptual. A finales de los años sesenta, un grupo de artistas acuñó este término, que pretendía responder a la rigidez de la técnica y las normas dentro del arte. Este movimiento buscaba trascender al propio objeto, es decir, la propia obra, y darle un sentido más allá de lo visual. Las manifestaciones de este arte fueron muy diversas y dispares, y es que los límites estaban poco o nada definidos, al fin y al cabo, esa era una de las señas de identidad del movimiento

Ejemplos de arte conceptual

No podemos no empezar por la obra más representativa y famosa. Ya lo hemos comentado al principio del post, “La fuente” es probablemente la obra por excelencia de esta corriente artística. Es la obra que Marcel Duchamp presentó en una muestra de la Sociedad de Artistas Independientes de Nueva York. Los organizadores dictaron que aceptarían todas las obras que se presentaran a cambio de un precio simbólico, aún así, la fuente, un urinario en realidad, fue rechazada. 

Aunque fue Duchamp el que envió la obra, la idea original fue de Elsa Von Freytag, que firmó el urinario bajo el pseudónimo R. Mutt para mantener su anonimato. 

La obra original se encuentra en paradero desconocido, pero más tarde, Duchamp encargó otras 15 “fuentes” para que fueran expuestas en distintos museos del mundo. 

Otro de los ejemplos más irreverentes de arte conceptual es la obra “Merda d’artista”. El artista Piero Manzoni envasó sus heces (supuestamente) dentro de 90 latas y las expuso en 1961 en la Galleria Pescetto. Estaban etiquetadas con el siguiente texto: ‘Mierda de artista, conservada al natural’, en distintos idiomas, además de su firma.

Cada lata fue vendida a precio (literalmente) del peso del oro.

arte conceptual

Y terminamos con otras de las obras más características de este movimiento, “Una y tres sillas” del artista Joseph Kosuth. Consiste en una silla, la foto de la misma silla y la definición impresa de la palabra silla. 

¿Cuál de los tres objetos representa mejor la identidad de una silla? Esta es la idea alrededor de la obra que quería representar Kosuth. 

Si te apasiona el mundo del arte y el diseño y quieres ir más allá, te recomendamos que le eches un ojo a la oferta de cursos sobre diseño gráfico de Mastermedia. Cartelería, vídeo, packaging, escultura y pintura digital, maquetación… Las adaptaciones del arte y la creatividad al mundo digital son infinitas, ¡explóralas!