camara de retoque fotografico

¿Qué es el retoque fotográfico?

Cuando hablamos de fotografía, parece que la imagen se reduce a una cámara, una persona que la dispara y algo o alguien que fotografíar. Sin embargo, seguro que a más de uno le sorprendería saber todo el trabajo y el pensamiento que se esconde tras una simple foto. El retoque fotográfico es uno de los pasos que entran en juego a la hora de obtener la imagen que buscamos, y es igual de importante que el enfoque, la luz o el objetivo escogido.

Una misma fotografía puede tener mil vidas, mil resultados, mil estilos, y eso lo podemos conseguir gracias al retoque fotográfico. Además, también permite mejorar la calidad de una foto, o al contrario, darle un aspecto más antiguo y descuidado, todo depende de nuestro objetivo. Quizá queramos conseguir un efecto más impactante o profesional, quizá tengamos que eliminar cosas de la fotografía o perfeccionar algunos aspectos. Todo esto es posible gracias a programas de retoque fotográfico. En este post veremos las bases de esta ‘post-producción’ de la fotografía, las mejores técnicas que debes conocer y algunos cursos que te permitirán dar el siguiente paso si lo que te apasiona es el arte de disparar. ¡Vamos a ello!

Las bases del retoque fotográfico

Esta técnica permite a los fotógrafos pulir las imágenes que han tomado, o bien modificarlas completamente en función del mensaje que busquen transmitir. Realismo o distorsión, perfección o autenticidad. Para conseguir retocar nuestras fotografías, necesitamos programas informáticos específicos, aunque la modificación de imágenes ha existido desde que existe la fotografía. Se retocaban los negativos antes de revelar las fotos y se utilizaban acuarelas sobre las mismas para colorear. 

Por supuesto, el retoque no es esencial para que una imagen salga bien, aunque en el ámbito profesional de la fotografía, se trata de un paso ineludible. Eso sí, es un paso que depende completamente de la elección del profesional, ya no influye el entorno, ni la luz, ni el elemento a fotografíar, ni ningún otro factor externo. El criterio, gustos, estilo y habilidad del fotógrafo son los grandes protagonistas en este paso de post-producción.

retoque fotografico

Seguro que al escuchar el concepto retoque fotográfico a muchos se les venga a la cabeza las revistas de moda o de corazón o las campañas publicitarias en las que se muestran imágenes de personas aparentemente perfectas. Piel sin imperfecciones, cuerpos irreales, colores vibrantes, dientes blancos y ni un detalle fuera de lugar. Desde luego, este puede ser uno de los usos de esta técnica de post-producción, aunque no la única. Lo cierto es que hoy en día (y cada vez más) la tecnología permite llegar donde el ojo humano o el objetivo de una cámara no llega.

El retoque fotográfico permite ajustar los siguientes parámetros:

  • Iluminación
  • Contraste
  • Exposición
  • Brillo
  • Balance de blancos
  • Nitidez
  • Saturación

Todos ellos dependiendo de cómo ha salido nuestra fotografía ‘virgen’ y de los resultados que buscamos obtener. También nos permite, como ya hemos visto, pulir la imagen mejorando o directamente eliminando aquello que nos incordia para obtener la composición deseada. 

Podemos obtener distintos resultados volteando la imagen, recortándola o bien corregir la estabilidad (si en el momento del ‘click’ no lo hemos hecho) enderezándola. El encuadre correcto es muchas veces la clave de una buena fotografía.

También puede ayudarnos a conseguir más profundidad de campo desenfocando el entorno y destacando así un elemento concreto de la imagen y dándole toda la relevancia en la composición. 

Técnicas de modificaciones en la fotografía

Como ves, son muchos los usos que se le puede dar al retoque fotográfico. Desde crear imágenes casi irreales hasta conseguir mejorar y aportar más precisión a una fotografía realista. Pero, a grandes rasgos, esta técnica nos permite transmitir el mensaje que nos interese, destacar aquello en lo que queramos que el espectador se fije. En definitiva, comunicar. De hecho, en la faceta más informativa de la fotografía, el fotoperiodismo, también se usa el retoque. Eso sí, dentro de unos límites y siempre con el objetivo de mantener la realidad tal como es.

programas de retoque fotografico

Para dominar el arte del retoque fotográfico, la práctica es esencial, así que para que te inicies por la puerta grande, te compartimos algunas técnicas de fotografía profesional para llevar tus proyectos al siguiente nivel.

  • Fotografíar en RAW. Las fotos ocupan más espacio en tu tarjeta de memoria, pero es la mejor manera de obtener la más alta calidad, la forma más pura y precisa de cada imagen. Con este formato tendrás mucho más margen a la hora de retocar tus fotografías.
  • Dar con el programa de retoque que más se adapte a nuestras necesidades y forma de trabajar. Una vez pruebes distintas herramientas, seguro que te decantas por la que más te convenga. A partir de ahí, practica, practica y practica para dominar con soltura todas las posibilidades que te ofrece. 
  • Manejar el sistema de capas. El retoque más preciso, fino y natural es imperceptible, y eso lo conseguirás trabajando con capas y más capas. 

Cursos sobre retoque fotográfico

Para terminar, no podemos dejar de recomendar la importancia de formarse. Aprender de profesionales en la materia siempre es la mejor manera de pasar de un nivel ‘amateur’ a un nivel experto. 

Sin duda, Lightroom es uno de los programas estrella en cuanto a retoque fotográfico se refiere. Aprender a gestionar y organizar el flujo de trabajo es uno de los pasos más importantes para trabajar de forma más eficiente y productiva. Con el curso de Adobe Lightroom sobre la materia, te convertirás en un experto.