trabajo final de master

Tips para realizar tu Trabajo Fin de Máster

El trabajo fin de máster, o como se conoce más coloquialmente, TFM, es uno de los momentos clave de tus estudios. Es el último paso para conseguir por fin tu máster, tu oportunidad para poner en práctica todo lo que has aprendido de manera teórica durante estos intensos meses de clases y trabajos varios. El momento de darlo todo: tus conocimientos, tu espíritu crítico, tus habilidades en todos los planos. Es el proyecto académico más importante de tu carrera y por tanto, sabes que debes poner todo de tu parte para que salga perfecto. 

Además, en muchos casos puede ser tu carta de presentación cuando te enfrentes a salir al mercado laboral. Un trabajo de calidad profesional que quieras mostrar al mundo, un trabajo cuidado y mil veces revisado. Y lo más importante, que tenga tu sello personal. 

Pero muchas veces nos enfrentamos al mismo miedo: la temida hoja en blanco nos bloquea. No te preocupes, este post llega para inspirarte y darte los mejores tips para enfrentarte a tu trabajo fin de máster con ganas y predisposición. ¡Vamos allá!

¿Qué es un trabajo fin de máster?

El trabajo final de máster es el primer proyecto profesional que los estudiantes realizan. Ya sea de creación o de investigación, es el momento en el que deben poner toda su sabiduría en práctica y tomar una posición más experta sobre un tema concreto.

trabajo TFM

El trabajo fin de máster lleva relativamente poco tiempo en el sistema educativo español, desde que se implantó el plan Bolonia en toda Europa en 2010. Se trata de un proyecto de final de estudios que se presenta por escrito y de manera oral ante un tribunal. Es obligatorio para obtener el título en cuestión. 

 

¿Cómo enfrentarse a un trabajo de final de máster?

Idear, plantear y desarrollar un trabajo de fin de máster supone muchos pasos distintos. Esbozar en tu mente la temática y cómo te gustaría presentarla, planificar todas las etapas, redactar varios borradores, darle unas cuantas vueltas hasta dar con el enfoque que mejor encaje… Para finalmente desarrollar el proyecto completo. Ten en cuenta que se trata de un trabajo académico oficial, por lo que el estilo y la redacción deben ser impecables.

Hemos elaborado un checklist del paso a paso para que puedas planificar y hacerte una idea global de cada pequeña etapa en la elaboración de tu TFM. Vamos a verlo.

Anteproyecto

¿El primer paso? Antes de entrar en materia y ponerte a redactar, organiza tus ideas, tus referencias, define el enfoque y elabora un esquema con todos los puntos que quieres tratar en tu trabajo ordenados. Nuestro consejo es que escojas un tema que realmente te motive y que te suponga un reto apetecible.

Esta especie de anteproyecto u hoja de ruta tendrá que ser revisado y aprobado por tu tutor de TFM, que te acompañará durante todo el proceso. Apóyate todo lo que puedas en su figura, nadie mejor que un profesional para darte los mejores consejos y corregir aquello que no marche correctamente. 

hacer trabajo fin de master

 

Trabajo final de máster: ejemplos

Puede que para desatascar tus ideas solo necesites algo de inspiración, y qué mejor si te enfrentas a un trabajo de final de máster que con ejemplos que te puedan ilustrar a la hora de elegir temática, enfoque o simplemente para terminar de clarificar cómo redactarlo y plasmar sobre papel todo lo que tienes en la cabeza. 

Organiza tu tiempo

Si hay algún consejo que te podemos dar, ese es el de no dejarlo todo para el último momento. Puede que pienses que tienes mucho tiempo por delante, pero cuanto antes empieces antes podrás desarrollarlo y perfeccionarlo. 

Dedica tiempo todas las semanas a tu TFM, ya sea a leer artículos, publicaciones o libros que te sean útiles (y a tomar notas mientras tanto), a redactar, a maquetar, a recopilar información, a ir desarrollando la memoria… Cualquier tarea que te quites antes será útil en el largo plazo, cuando tengas que presentar el TFM. Recuerda que las últimas semanas debes reservarlas para dar las últimas pinceladas y correcciones y para preparar la presentación oral. 

Te será muy útil establecer una serie de plazos a lo largo de los meses que tengas disponibles. Márcalos cortos para asegurarte que trabajas en ello de manera regular.

La revisión

Casi tan importante como la redacción es la revisión constante de lo que vas desarrollando. Debes incluir esta parte en tu organización del tiempo, ya que hacerlo a última hor ay todo de una no suele resultar muy productivo. Hazlo de manera autónoma y tómalo como hábito, pero apóyate también en otras personas. Por supuesto en tu tutor, pero también en otros compañeros, profesores con los que tengas confianza… Y por supuesto, como en todo trabajo académico, revisa bien las citas y la bibliografía, aunque no lo parezca, tienen un papel esencial.

¿Te has quedado con ganas de más? Échale un ojo a los TFM de nuestros alumnos Mastermedia